El pijo de Neguri se queda sin plan


ISBN:

CDU: 

Editorial:

Cod. Edit.:

Título:

Autor:

Ilustrador:

Colección:

Año de publicación:

Edición:

Lengua de publicación:

Lengua original:

Encuadernación: 

Núm Pág.:

Medidas:

Estado:

 

PVP:

978-84-96755-83-3

821.134.2-3

A Fortiori Editorial

AF2011048

El pijo de Neguri se queda sin plan

Asís Arana Aguinaga

.

Ex profeso  

Bilbao, 2011

1

Castellano  

Castellano

Rústica con solapas

224

170mmx240mm

Existencias en almacén


18,50 euros

Resumen: Los innumerables seguidores de esa pequeña gran joya literaria recordarán la peripecia vital del protagonista, Eugenio de Meditamendi y Coburgo, al enfrentarse a la muerte con la única ayuda de sus providenciales coraje y determinación (esto es, sin ningún tipo de ayuda). En este nuevo tratado sobre la singular fisonomía social de esta localidad venida a menos, nuestro héroe descubrirá con el paso del implacable tiempo negurítico, que hay algo que supera a la muerte en cuanto a poder acongojante. Y surge la pregunta: ¿qué pasa a los pijos solitarios de Neguri cuando, conforme van peinando canas, van acumulando amigos casados y desencanto a espuertas?




Asís de Arana y Aguinaga nace en Bilbao el 14 de junio de 1974, en el seno de una familia pija y acomodada hasta niveles que flirtean con la obscenidad (si bien, lamentablemente para él, las cosas ya no son lo que eran; vamos, es que nada que ver). Se licencia en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Deusto, tras lo cual acudirá de vez en cuando y durante dos años a las oficinas de un banco americano de negocios de Madrid (hablar de trabajar me ha parecido igualmente obsceno). Tras dicha agotadora experiencia seudolaboral le ofrecen un puesto en Chile y se va a hacer las Américas, como ejecutivo en una empresa española.

Esta aventura no durará mucho (como nada de lo que Asís finge emprender en su vida), porque su agotamiento es aun mayor (si cabe), y sus verdaderas inquietudes, es decir, la música, escribir, y reflexionar horizontalmente sobre inanidades, le hacen replantearse su misión en la vida (la cual, medita, puede que incluso sea inexistente).

Asís rompe entonces con todo (lo cual, a decir verdad, tampoco es que fuera demasiado), y realiza un largo viaje en solitario por Europa. Es entonces cuando escribe su primera novela “Diario cabizbajo de un pelmazo vocacional” (creo que el título es suficientemente gráfico en cuanto al estado de ánimo que Asís manejaba por aquellos días). Después se trasladará a Honduras para trabajar algún tiempo como involuntario en la Fundación Alferhogar, donde empieza ya a perpetrar su segunda novela, “El mañana prometido” (un mañana que, por otro lado, Asís sigue esperando al día de hoy como agua de mayo).

De vuelta en Europa, obtiene una beca para desarrollar en Ámsterdam una tesis doctoral acerca de los modelos económicos del capital intelectual aplicados a las organizaciones sin ánimo de lucro. Durante ésta época igualmente agotadora, y a pesar de ser incapaz de entender una sola palabra sobre aquello que también finge estudiar, Asís combina su febril actividad académica con la literaria (la cual, puestos a ser francos y precisos, no podría calificarse de febril en modo alguno).

Tras escribir su archiconocido, apasionante y conmovedor bestseller “Cuando fui skin” (Editorial Planeta: si no lo has leído todavía, ya puedes salir pitando para comprarlo en tu librería o en la de quien haga falta), Asís se asocia con el protagonista de este escalofriante relato, Eugenio de Meditamendi y Coburgo, con el fin de escribir la singular historia de este último. A pesar del ferviente odio que desde siempre se han profesado (se robaban mutuamente el bocadillo cuando estudiaban juntos en el colegio Gaztelueta), fundan así la editorial Qué tal Todo, a través de la cual publican el primer volumen de esta saga, Vida y muerte de un pijo de Neguri.

Eugenio no tardará en dejar de compartir con Asís la dirección de la compañía, al ser incapaz de sobrellevar el insostenible nivel de estrés al que le acabará abocando su- obviamente también febril- nivel de inactividad. 

A pesar de las rencillas del pasado, Eugenio no tendrá reparo alguno en pedirle a Asís que maquille el desaguisado literario en el que había convertido la crónica de su decadencia social, esto es, el volumen que ahora nos ocupa.

En cuanto a Asís, en la actualidad está de febril retiro espiritual en los viñedos familiares, reflexionando sobre qué indumentaria llevar en la presentación de su próxima novela, Word$, la cual será publicada de forma inminente.